miércoles, 26 de mayo de 2010

DE TANTO PROVOCAR AL PERRO, ME MORDIÓ.

Alonso fue durante toda mi adolescencia mi mejor amigo, teníamos la misma edad, estudiábamos en el mismo colegio, fue como un hermano, o mejor que eso, porque con un hermano no se hacen cosas que con él si. Es decir, nos dimos nuestra primera tranca, lo vi cuando se drogo por primera vez, y nunca me insistió para que yo lo hiciera. Supe cuando fue su primera vez porque emocionado una mañana me llamó para contármelo, lo vi llorar cuando fue choteado por su primera enamorada. En fin, Alonso era “EL AMIGO”.

Luego de que yo cumpliera los dieciocho años, él se alistaba para festejar su mayoría de edad, para ese entonces yo ya había terminado una relación incestuosa con mi primo, una relación que yo solo había creado en mi mente porque para él nunca fuimos nada. Andaba depresivo y sin muchas ganas de hacer cosas, Alonso me conocía y me preguntaba el motivo de mi depresión. A pesar de ser grandes amigos, nunca me había atrevido a confesarle mi homosexualidad.

Días antes de su cumpleaños, como de costumbre, estábamos en su cuarto, él usaba la computadora y yo leía los últimos cómics que Alonso había conseguido, mientras que de fondo estaba la música que para ese entonces, MTV solía poner (como extraño ese viejo MTV). Esa mañana al despertar no me había planteado para nada revelarle “mi secreto”. Motivado por la sinceridad y la honestidad de Peter Parker en “El Hombre Araña”, le hice una pregunta como quien no quiere.

- Alonso, si una amiga cualquiera te dice que es lesbiana ¿Cómo reaccionarias? ¿Dejarías de ser su amigo?
- No, normal, como si las huevas. – respondió sin despegar la mirada del monitor de la computadora.
- ¿Seguro?... ha claro, es porque es una simple amiga, pero todo cambiaría si te lo confesara tu hermana ¿no?
- No, tampoco.
- ¿En serio?... pero todo sería distinto si fuese un chico quien te confiese que es gay.
- Na.’, tampoco Kokin.
- ¿De verdad? ¡Mentiroso!
- De verdad huevón.
- O sea, si yo te dijera, por ejemplo que soy gay ¿Normalazo?
- Normalazo.
- (dudando)… Alonso, soy gay.
- ¿En serio? – dejo de prestarle atención al monitor y me miró.
- Si.
- ¿Y cómo se yo que no me lo estás diciendo sólo para comprobar lo que te he dicho?
- (sonriendo maliciosamente) ¿Qué quieres que te haga para que me creas?
- ¡Calla mierda! (ríe)
- (riendo al ver su cara de sorpresa) ¡A la firme Alonso! Todo es verdad.
- ¿Desde cuando eres gay?
- Desde siempre.

Luego empecé a contarle ese lado de mí, desconocido hasta entonces para él. Le revelé cosas, anécdotas que había tenido, creo que recibió demasiada información en tan solo quince minutos. A pesar de haberme sacado un peso de encima, aun estaba súper nervioso. Alonso me dijo que me calmara y que todo estaba bien, al menos ya se lo había dicho a alguien y que él nunca se lo diría a nadie.

Luego de su fiesta de cumpleaños, Alonso llegó a mi casa, estábamos viendo TV y recordando todo lo que había pasado en su fiesta, burlándonos de los pastrulos y las regalonas. Mi celular timbro y respondí alejándome de Alonso. Luego de terminar la llamada, regrese a donde estaba Alonso.

- ¿Quién era? – preguntó con una sonrisa nerviosa.
- Un chico con quien ando chateando.
- Ah… ¡estás pedido! (ríe)
- Así parece, no te pongas celoso (ambos reímos).

Mientras conversábamos, no podía de quitarle la mirada a sus labios, antes fantaseaba con besarlos, pero con el transcurrir de los días y semanas, esas ideas se fueron retirando de mi mente, no podía ser, ya que él siempre había sido cómo un hermano, pero durante las ultimas semanas, las fantasías eran continuas, sabia muy bien que nada podría pasar, Alonso no era gay, lo sabia.

- Oye, ¿Estas usando tu joystick?
- No te lo pienso prestar
- ¡Pero si no lo usas! ¡Ni sabes jugar bien!
- ¿y a ti qué chu…? Ahorra y cómprate uno, ese fue un regalo y no puedo andar prestándolo.
- ¡Pero si la otra vez me lo prestaste y no paso nada!
- ¿Cómo que nada? ¡Me lo devolviste rasguñado! Parecía como si tu odioso gato lo hubiese arañado.
- Jajajaja… ya pues Kokin.
- Nop (sonreí).

Seguimos viendo TV, Alonso empezó a contarme las mañosadas que solía hacer con la “putiña” (como el la llamaba) Clara. Contaba como Clara se le regalaba y lo ponía en “pindinga”. Se quejaba que sólo esta se dejaba manosear ciertas partes de su cuerpo pero no quería hacerlo, y él se sentía frustrado y siempre terminaba “arrecho”. De imaginarme todo lo que él me contaba termine excitándome, miré a Alonso y recordé lo que siempre me solía decir “me gusta que me pidan para tener sexo y si me ruegan, me excito con facilidad”.

- Alonso – pregunté tímidamente - ¿aun quieres mi joystick?
- ¡Claro que si! ¿Me lo vas a prestar?
- Puedo regalártelo
- ¡Que me lo vas a regalar huevón! ¡Ni cagando!
- Nadie tiene porque enterarse de eso, a mis viejos les digo que me robaron o que se me perdió en el taxi… ¿Lo quieres o no?
- Ya paja… espera. Me estás hueveando. Te conozco Koko, algo tienes en mente ¿Qué cosa es?
- Te quiero masturbar.
- ¿Qué?
- Que te quiero masturbar. Si te dejas, te regalo el joystick.
- Ni cagando.
- Piensa. No te pido que me beses ni penetres ni nada. Sólo que te dejes masturbar.
- ¿y me regalas tu joystick?
- Si ¿Qué dices? (bajando el tono de voz) ya pues ¿si?
- No sé (sonríe)

Conozco a Alonso por mucho tiempo. Y al decir “no sé” significaba que aceptaba pero no quería decirlo. Yo estaba excitado, en mi casa no había nadie más que nosotros, me levanté y cerré la puerta de mi cuarto, no pensé que Alonso aceptaría una propuesta como esa. Me acerqué a él e inmediatamente Alonso se echo sobre la cama, le bajé su bermuda hasta las rodillas. “Estás temblando” me dijo Alonso cuando le toque el pene. Bueno, no tengo que ser muy explicito con este relato y con este momento. Al rato:

- ¿Te quieres venir? – le pregunté.
- Si… - su tono de voz había cambiado, no había duda que lo estaba disfrutando.

Alonso se subió más el polo para no mancharse, él estaba excitadísimo. Lo masturbé un poquito más, y luego, simplemente lo solté y le dije sonriendo hipócritamente: “hasta aquí nomás”.

- ¡¿Qué?! ¡Qué estafa! – reaccionó Alonso mirándome sin entender lo que le estaba haciendo.
- Alonso, querido. Yo estoy pagando, quien debe disfrutar todo esto soy yo, no tú. Y yo ya lo disfruté.

Alisté mi joystick y se lo entregué, minutos después Alonso se despidió y se fue de mi casa. Me arrepentía en parte por haberle dado el regalo que me dieron mis padres pero al pensar en ese momento, el arrepentimiento desaparecía.

Días después Alonso fue a mi casa, no hubo propuestas indecentes, pero fue inevitable tocar ese tema.

- Alonso, si la más fea del salón, por ejemplo Julia, la doble de “Hermelinda Linda”, te hubiera propuesto lo mismo que yo ¿Hubieras aceptado?
- ¡AGH! No, ni cagando.
- Quieres decir que no me ves feo… es decir, te gusto.
- (Pensando seriamente) ¿sabes? Pensándolo bien si lo hubiera hecho con esa tipa, porque no sentí nada mientras tú me lo hacías, yo miraba a otro lado porque me daba asco si te miraba.

Esas palabras si me dolieron, me quedé mirándolo por unos segundos en silencio y luego mire a otro lado. No lo quería ver, me llegaba altamente que haya dicho eso, que le daba asco. Le pedí que se vaya de mi casa, él intento disculparse pero el daño ya estaba hecho. De tanto provocar al perro, me mordió. Le empuje y le pedí, una vez más, que se largara de mi casa, Alonso se fue.

¿Continuara? No lo se, solo puedo decir que esa no fue la única vez que algo semejante pasara con Alonso.

7 comentarios:

Damian dijo...

es que no esperes q te diga q le gustas tan siquiera un poquito pues, es un paso demasiado grande xa alguien se comienza de pocos. q querias q te dijera un hetero y encima siendo amigo tuyo, si decia no estas mal o algo asi, derepente penso q lo ibas a acosar mas o enamorarte de él. y ahi si q se jode todo, la vaina es llevar las cosas tranquilas y en plan agarre nomás

Touma dijo...

yo a las amigas ni los miro, y si e tenido ganas pero osea, prefiero conservar la amistad.. aunke si una vez,, me arrepenti de no haberle hecho caso..

x3 saluos!

**LeCieL** dijo...

un poquito basura alonso...

Xabier dijo...

Uy, no cómo es es q si dudas q continuara? no pues, primero nos dejas en pindinga con una muestrita y despues nos pones en duda, asi no es ah! :P jajaja

en fin, a los amgos ni se les mira.

Evy~ dijo...

haha me sonrojé haha :D
wow!
que basura el alonso "el" alonso xD!
:) un abrazo manito

Beto P. dijo...

NONONONONONO...NUNCA SE HACE ESOOOOOO¡¡¡¡ como decia la maniguis...amor entre hermanas SIETE AÑOS DE MALA SUERTE¡¡¡¡¡ ...la cagaste tio...un momento de arrechura cago la amistad...

Anónimo dijo...

TIENES que continuarla...