lunes, 20 de abril de 2009

DESPRECIO AL SILENCIO


"Es algo extraño tenerte a mi lado,
perderme en tus ojos,
sentir ese calor y entre tus brazos encontrar ilusión.
Y trato, intento abrir mi corazón,
es que no ves, no puede ser."
Aliados





Fue una tarde de reencuentro, era viernes, a eso de las 5pm, me encontraba en el Starbucks de la marina open plaza, había pedido como ya es costumbre mi Frappuccino de fresa con crema, estaba sentado en el sofá, leyendo un libro de cuentos de Hans Cristine Adams, cuando escuche un "¿kOkO? ¿Eres tú? ¡Hola!" Alcé la mirada, despegando los ojos de mi libro y lo vi. ¡Era él! era Miguel, un ex compañero de clases que no lo veía desde el año 2000, no lo podía creer. Sonreí, hablamos un buen rato de todo un poco, pero no tocamos el tema de lo que había sido lo nuestro en el pasado. El ya no es el mismo de aquella época, es decir, ha cambiado bastante, pero aun así sentí que había despertado algo en mí con su sola presencia. Luego de haber conversado por más de dos horas y de haber comprado un frappuccino mas para que la conversa siguiera y el, otro café. Nuestro encuentro llego a su fin, el tenía que irse, pero no sin antes prometernos que nos volveríamos a ver pronto, ya que aun teníamos harto de que conversar.

Tal vez preguntes a que llamo "nuestro pasado", y lo contare. Conocí a Miguel cuando entre al último año en el Cole, recuerdo ahora claramente cómo fue que lo conocí, yo había bajado las escaleras corriendo, me iba al baño, aprovechando que no había ningún profesor en el aula, al bajar, ahí estaba al pie de las escaleras! Estaba acompañado de un hombre mayor, que era su papá, me pregunto si conocía el aula 205, le dije que sí que yo estaba en esa clase, sonriendo me dijo si le podía enseñar donde quedaba, el se dio media vuelta pensando salir conmigo, le dije que no, que era en el segundo piso, el sonrío y se despidió de su papá.

Fue así como empezó nuestra amistad, todos los días nos encontrábamos antes que empiecen las clases en el patio, conversábamos y nos reíamos de cualquier cosa, cuando acababan las clases, nos íbamos juntos, nos hicimos grandes amigos.

Las cosas comenzaron a cambiar cuando él empezó a ser el "popular" de la escuela, no negare que siempre Miguel fue un chico guapo, era encantador, su sonrisa contagiaba, era algo alocado y decía lo que sentía y hacia lo que quería, era rebelde, yo era su otro lado, era quien lo detenía de algunas locuras que sabía que le traerían problemas, Miguel me ayudaba a arriesgarme, bueno, cuando Miguel se convirtió en el popular de la escuela, se fue alejando de mi, siempre andaba rodeado de chicas que lo invitaban a todas las fiestas, claro que a mí también me invitaban, pero siempre en segundo lugar, entonces decidí que lo mejor era que nos diéramos espacio, al fin y al cabo, tenía a mis viejas amistades, no podía depender de él, sabia en ese momento que Miguel no era un simple amigo, era más que eso, lo quería, y no como alguien que quiere a un amigo, lo quería mucho más que eso, pero por temor no me había atrevido a decírselo, y no pensaba tampoco hacérselo saber, ni loco me atrevería a perderlo, aunque para ese momento ya sentía que lo estaba perdiendo, me habían dicho que Miguel había tenido algunos "vacilones" con unas chicas de otras clases, sentía que los celos me carcomían, pero sabia disimularlo bien, o al menos lo intentaba.

Habían pasado semanas desde que me aleje de Miguel, una mañana, nos encontramos en el pasillo, pero esta vez, estábamos solos, habíamos llegado tarde aquel día, conversamos, me sentí bien a su lado, el estiro su brazo izquierdo y me abrazo, y juntando su cabeza a la mía me dijo en el oído "¿sabes que te he extrañado?" Lo mire sonriendo de nervios y cuando le iba a decir que yo también lo extrañaba que me moría por el todos los putos días, nos interrumpió Claudia, una compañera de ambos. Se incorporo a nosotros y no dejaba de hablar, me fui alejando de ellos, él me miraba, notaba que quería de algún modo alejarse de ella, pero era más que imposible, ella era como un chicle en la suela del zapato, o peor aún, era como el chicle pegado en tu cabello, recogí mi mochila del suelo y me dispuse a bajar las escaleras, pero antes de bajar, le dije a Miguel "yo también", y baje.

Entre al baño, pensaba y quería que él me siguiera en ese momento, pero no, no llego, al día siguiente, lo volví a ver rodeado de personas, me sentía mal ese día por un resfriado, estaba solo con un libro en las manos, tratando de concentrarme, pero era más que imposible, no podía evitar mirarlo, el me clavo su mirada, una mirada de reclamo, y yo me quede inmóvil, sin saber qué hacer, cerré el libro y entre al aula, dispuesto a sentarme en mi lugar y esperar a que pase el tiempo. Y llego, como si hubiese entendido mi "anhelo", sonriendo me dijo que nos iríamos de la clase, que sabia como escapar del colegio sin que nadie se diera cuenta. No quise aceptar en ese momento, pero al final acepte, agarre mis cosas y salimos juntos, bajamos las escaleras corriendo, entramos al patio chico que quedaba al fondo de toda la escuela, trepamos una pared y saltamos a la calle, nunca pensé que fuese fácil escapar de esa manera. Corrimos riéndonos y eufóricos.

Llegamos a un parque, nos sentamos, cansados, el se acerco a una señora que estaba regando las plantas y le pidió que le regalara agua, se mojo sus cabellos y yo hice lo mismo. Luego nos sentamos en el pasto, riéndonos como dos tontos de lo que habíamos hecho, armamos una conversación que no tenía sentido, era difícil esa conversación, pero lo logramos, al final lo armamos y lo disfrutamos. Fue así que hicimos el desprecio al silencio, nos perdimos, o al menos yo me perdí. El me hablaba de cosas que decía haber hecho, yo reía, no me importaba que todo lo que me contaba no tenía sentido, estaba con él, lo miraba sonreír, veía como se rascaba las mejillas con fuerza y se las ponía rojas, su cabello ondulado y alborotado, era el ser más bello que había visto en mi vida, era mi Miguel.

Le propuse que compráramos unos helados, que me moría de hambre, me dijo que me había olvidado de mi resfriado, le conteste que ya me había sanado milagrosamente con la escapada, compramos los helados, y nos propusimos a seguir caminando. Todo pasó tan lento y tan torpe a la vez, torpe porque no teníamos conversación que hacer, hablábamos de todo un poco, y los temas ya se nos habían acabado, nos burlábamos de las personas que pasaban cerca. Cansados decidimos sentarnos en el pasto de un jardín.

Toda una descripción detallada para decir que roce su mano con la mía por unos instantes mágicos que me restauraron el alma, hasta que levanto la mirada y vio que nos podían estar viendo y me soltó y entonces me sentí idiota, porque a mi si poco me importaba todo, no sabes cómo me sentí, en esos momentos yo me hubiera quedado en ese roce perdido por horas, pero me soltó. Quería ahora sí que ese momento llegara a su fin. Terminamos con pocos ánimos, cada uno se retiro a sus casas, y llore, sonara tonto pero así fue, sentía que había cometido un error y que la culpa era toda mía.

Al día siguiente llegue temprano, las clases habían empezado y el no llegaba, luego de un buen rato, vi su rostro en la pequeña ventana de la puerta y me hizo un gesto para que saliera del aula, pedí permiso al baño y salí, le pregunte qué pasaba, me agarro del brazo y nos fuimos al baño, verifico que no hubiese nadie, yo no entendía que estaba pasando, o me quería hacer el tonto ese momento, luego, se acerco a mí, y nos metimos a unos de los cuartitos donde está el inodoro y cerrando la puerta me beso, nos besamos, me dijo que no sabía lo que estaba sintiendo, ni lo que estaba haciendo y mucho menos lo que iba a pasar con nosotros mañana, pero sabía que quería hacerlo, lo abrace, el tímidamente me abrazo, le dije que lo quería, el no me dijo nada, nos volvimos a besar, antes de despedirnos, me dijo que lo perdonara, le pregunte ¿perdonar qué?, pero no me respondió, salí lentamente del baño, emocionado.

A la hora del recreo, quise acercarme a él, pero como siempre estaba rodeado de gente. Quería estar a su lado, pero fue inútil, a la hora de salida vi que se iba con Claudia, la tristeza me inundo, pero no podía hacer nada, al día siguiente, todo seguía como si nada hubiese pasado, a la hora del recreo, en el patio, me entero por la propia Claudia que Miguel y ella ya eran enamorados, el me miraba y sonreía avergonzadamente, Claudia estaba emocionadísima con todo eso, se veía que lo quería, los felicite y reí con ellos, luego me fui al baño, tenia sentimientos encontrados, rabia, dolor, frustración, no sabía que sentía y que hacer, luego, me moje la cara, y por el espejo vi que Miguel estaba de pie mirándome.

- ¿Era eso que quería que te perdonara? - le pregunte

- Si... yo no soy maricon, por eso quería que me perdonaras - me respondió estúpidamente

- ¿Maricon?... ¿y porque me besaste ayer? ¿Querías comprobar si eras o no eras?

- Sí, me sentía extraño cuando estaba contigo, además, cuando me tocaste la mano ayer, sentí una electricidad en mi cuerpo que nunca lo sentí antes, por eso quería comprobar si realmente estaba pasando algo conmigo

- Mientras yo te besaba como un estúpido, tu sentías asco de mi

- ¡No! ¡Nada de eso!

- ¿Entonces Miguel? ¡Explícate!

- Yo te quiero kOkO... te quiero, de verdad que te quiero... pero a mí me han criado de una manera que nunca me podrían perdonar que sintiera cosas por ti o por cualquier otro chico... Lo menos que quiero es lastimarte

- ¡Es por eso!... ¡¿tú crees que yo me siento bien con lo que estoy sintiendo?! ¡No entiendo mis sentimientos! ¡Lo único que sé, es que te quiero como nunca he querido a nadie!

- Perdóname.

Las cosas cambiaron desde ese día, nos alejamos por completo, lamentablemente no pudimos rescatar nuestra amistad, nos saludábamos y reíamos en grupo, pero ya nunca más volvimos a estar a solas, y cuando eso sucedía, nos sentíamos incómodos, cuando terminamos el Colegio, y en nuestro viaje de promoción, éramos simplemente dos compañeros.

Fue así que termino "lo nuestro", al salir del Cole, lo volví a ver unas dos veces y siempre era un "hola como estas?", es por eso que ayer, cuando lo volví a ver, sentí cosas que me hicieron recordar todo lo que he contado, dice que nos volveremos a ver, espero que así sea, hay cosas que quiero aclarar con él, para cerrar ese capítulo, él ahora no está con Claudia, me contó que duraron algo más de un año pero que se canso de sus tonterías, y que ahora está solo.

5 comentarios:

Ailyn dijo...

¿y a dani le gustara esta entrada?. solo pregunto amix. besos! =)

GuS dijo...

wah!... me kedo sin palabras, casi al punto del llorikeo, recuerdo ke en estando en el kole encontre a mi primer amor... Jamas he kontado esta historia pero talvez tambien me gustaria hacerlo, tenia 13 y el tambn, el es gay y aunke nunka tuvimos nada "real", dejo una gran marca en mi, de esas ke nunka se olvidan y que siempre recuerdas kon esa nostalgia que te invade en los momentos vacios, komo en el ke me enkuentro ahora... A esa edad todo se mezcla... Talvez me anime acontarlo... Me gusto mucho este post KOKO, Feliitaciones tambn por el blog... Desde hoy sre un seguidor kompulsivo y amigo si asi lo kieres... Kuidate. Abrazos! :)

PD: Detesto a akellos ke son komo chikle tambn, deberiamos hacer algo kontra ellos... Jojo

Barbara dijo...

interesante post. harto sentimiento, es lindo querer a alguien de la forma mas intensa como la que tu quiciste a tu amigo. cuanto daria por encontrar a un hombre que me quiera asi. me encanta tu blog. todo esta lleno de sentimientos encontrados. te felicito.

GabrielBin dijo...

Por qué desprecias el silencio..?
Suele ser bueno, sobre todo si quieres ordenarte :)!

"Silence scares me because it screams the truth"

kOkO dijo...

No es que desprecie el silencio, el silencio siempre será bienvenido y en más de una vez, el silencio será beneficioso. El problema es cuando permites q el silencio controle tu vida de alguna manera. Por ejemplo, cuando quieres decir algo pero, el silencio se apodera de ti y callas, no dices nada x “temor” de herir o dq malinterpreten lo dicho. Es ese silencio el cual yo desprecio. Cuantas cosas hubiesen cambiado si en su momento no hubiese callado.
Gracias por los comentarios. Y si pues. Es uno de mis post con mucho feeling :)